Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Hipertensión arterial: cómo prevenir y controlar esta enfermedad silenciosa

A pesar de no presentar síntomas, puede generar daños graves. El 17 de mayo es el día establecido para concientizar mundialmente sobre esta enfermedad crónica. En esta nota el Dr. Javier Ortego, cardiólogo del Hospital Universitario, responde algunas preguntas claves sobre el tema.

18 de mayo de 2020, 09:47.

Hipertensión arterial: cómo prevenir y controlar esta enfermedad silenciosa

Actividad física y nutrición saludable son nuestros aliados en la prevención. Ampliar imagen


La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que se define por tener valores de presión arterial por encima de 140 milímetros de mercurio de máxima (sistólica) y 90 de mínima (diastólica).  Suele cursar sin presentar ningún síntoma ni malestar, pero si puede generar daños a nuestro organismo. Es  por eso la importancia de controlar bien nuestra presión arterial.

Debido a esta característica asintomática, la única forma para saber cuáles son los valores de presión arterial es la correcta medición de la misma, ya sea con tensiómetros manuales o digitales. Es fundamental mantenerlos calibrados y con baterías con buena carga para que los valores que toma el equipo sean confiables.

Podés ingresar aquí para encontrar videos explicativos sobre la forma correcta de tomar la presión arterial. En este otro enlace compartimos una lista de tensiómetros validados para evitar comprar alguno que no lo sea.

Una alimentación saludable y con poca sal, mantener el peso adecuado y la actividad física regular ayudan de gran manera a mantener controlada nuestra presión arterial. A esto se le suma la importancia de tomar la medicación indicada por tu médico o médica en forma diaria.

 

Preguntas frecuentes acerca de hipertensión arterial

¿Por qué se produce?

Se debe a la interacción de factores genéticos y ambientales. Los primeros se encuentran en nuestros genes y son los que heredamos: tener padres, hermanos o hermanas con hipertensión, nos predispone a ser hipertensos. Los factores ambientales se refieren a nuestra alimentación, peso corporal, actividad física, laboral y nivel de stress. Estos factores son en los que debemos trabajar para prevenir la hipertensión arterial.

 

¿Cómo puedo prevenir?

Esta enfermedad crónica puede ser prevenible en un gran número de personas. Una alimentación con bajo contenido de sal y la actividad física en forma regular previenen la hipertensión arterial y ayudan a controlar nuestros valores presión. En este enlace encontrarás más información acerca de actividad física.

También es recomendable controlar nuestros valores de presión arterial en forma regular.

 

¿Qué daños puede generar?

Puede afectar las arterias de todo el cuerpo y así desencadenar problemas vasculares a nivel cerebral (accidente cerebrovascular), problemas de visión, infarto, insuficiencia renal, entre otros daños.

 

¿La hipertensión arterial presenta síntomas?

No, es una enfermedad asintomática pero con consecuencias posiblemente graves. Por eso la importancia de su control.

 

A veces me duele la cabeza o la nuca, me controlo la presión y la tengo alta. ¿Estos síntomas pueden deberse a la presión arterial elevada?

No, muchas veces las cefaleas tensionales, contracturas musculares o dolores en general pueden generar que la presión arterial se eleve. Recordemos que es una enfermedad asintomática y que puede darse el caso de que la presión arterial haya estado elevada antes de que comenzaran estos síntomas y en forma continuada, por lo que encontrarla elevada en ese momento fue una coincidencia más que una consecuencia.

 

Pero entonces, ¿Cómo puedo saber si tengo la presión alta?

La única forma de saber qué presión arterial tenemos es medirla adecuadamente.

 

Una vez me diagnosticaron hipertensión arterial y me dieron medicación, con el tiempo me sentí bien, con valores de presión controlados y dejé la medicación ¿Qué debo hacer?

La hipertensión arterial en la gran mayoría de los casos es una enfermedad crónica y que requiere de un tratamiento también crónico. Rara vez se “cura”. La sugerencia será volver a tu médico o médica de cabecera para que pueda reinstaurarte el tratamiento